Estrategias de reactivación económica frente a la pandemia.

Ante la pandemia y sus impactos en el campo y las familias campesinas, es que Heifer y sus donantes crearon el fondo COVID, el cual está siendo utilizado para apoyar de manera directa en los distintos proyectos de Heifer al aportar en el fortalecimiento y resiliencia de las familias participantes frente a la crisis de la pandemia por COVID-19 y sus impactos económicos, alimentarios y en salud.

Con el fin de apoyar de manera inmediata y en las circunstancias que más fueron afectadas, como son la falta de alimento y medicamentos y la debilitación de sus granjas por el encarecimiento y la limitación de acceso insumos y logística, aunado a la reducción de oportunidades de venta de sus productos, es que este fondo fue dividido en 2 rutas:

1. Parte de los fondos fueron designados para el Fondo Alivio que son a través de la entrega productos de primera necesidad que incluyen alimento, enseres de limpieza y botiquines médicos básicos con cubrebocas y sanitizante para resguardar la salud y nutrición familiar.

2. La otra parte está orientada a fortalecer y mantener el recurso por un largo periodo para los participantes de organizaciones de productores a través de créditos y apoyos en especie revolventes para mejorar sus sistemas productivos y con ello logrando al mismo tiempo fortalecer su estructura de emprendimiento rural.

Con esto se busca brindar una opción para hacer frente a la nueva realidad y no se vean en la necesidad de solicitar apoyo a terceros o prestamistas con condiciones no viables para reactivar sus sistemas productivos, emprendimientos y su economía familiar.

María es una emprendedora de Yucatán que participa en el Proyecto Mujeres Emprendedoras Innovando Comunidades Sostenibles de Heifer México. Al inicio de la pandemia, la familia de María Ysabel sufrió muchas dificultades debido a la falta de ingresos. Su esposo sale a trabajar fuera de la comunidad y el cierre de comunidades y de actividades económicas los afectó de manera directa.

“Mi esposo salía a trabajar a Mérida, pero cuando empezó la pandemia, como él padece de diabetes, dejó de ir a trabajar más de un año y medio. No iba a trabajar y es muy difícil para nosotros. El señor que venía a buscar hamacas para vender, porque nosotros urdimos hamacas, dejó de venir”.

Con la reactivación económica del país su esposo pudo salir nuevamente a trabajar y su hijo decidió acompañarlo. Sin embargo, este se contagió de COVID-19.

Mi hijo estaba viendo que a nosotros, esto nos afectó bastante, tuvimos deudas y gastamos todos nuestros ahorros, y pues él decidió ir a trabajar con su papá de albañil. Como un mes y medio de que salió, le dio calentura y el patrón le dijo que vaya a hacerse su prueba y le salió positivo. Cuando nos dieron la noticia, me sentí mal, caí en depresión porque sentí que ya había perdido a toda mi familia, porque escucho que la enfermedad mata a las personas y que rápido se contagia uno. Hicimos nuestra cuarentena, tuvimos mucho cuidado y ninguno de mis hijos se contagió, ni mi esposo. Todo salió bien. A mi hijo le volvieron a hacer su prueba y salió negativo”.

Después de este suceso, María Ysabel ha tenido miedo de que su esposo y su hijo salgan de la comunidad a trabajar, pero esto impacta junto con lo que aún no han podido recuperar de la pérdida de cosecha que sufrieron por la tormenta Cristóbal en 2020. Aunque se han apoyado con el autoconsumo y la venta del huevo que María Ysabel produce en su granja, la recuperación económica ha sido difícil. Con la reapertura de las escuelas sus hijos pequeños han regresado a las aulas, por lo que ha sido necesario que toda la familia participe en actividades económicas.

Como parte de los Fondos de Alivio para el COVID-19 que impulsó Heifer México, María Ysabel recibió una despensa y un botiquín que contribuyó a la alimentación y ahorro de la familia. María Ysabel menciona que fue de gran ayuda, sobre todo el botiquín ahora que sus hijos regresaron a clases.

“Fue una sorpresa la despensa y estoy muy agradecida. Esta despensa para mi es algo muy importante, tiene todo, azúcar, frijol, una canasta básica; y el botiquín, es importante, porque trae un termómetro, además yo no tenía cubre bocas para mis hijos que ya están yendo a la escuela; y eso estaba pensando, en que tenía que salir a conseguir dinero y comprar sus cubre bocas, pero gracias a Heifer que trajo este botiquín con cubre bocas, solucionamos ese problema. Significó mucho para mí, es un gran alivio para mí y para mis hijos”.

Con esto ella y su familia pueden concentrarse en fortalecer su granja y reactivar su economía, continuar los estudios y mantener una alimentación saludable.

Este apoyo, que ha surgido por la necesidad ante una emergencia atípica sanitaria global, ha impactado de manera positiva y eficiente a las familias participantes y a los colaboradores de Heifer México:

  1. Lograr fortalecer la resiliencia de las familias antes los impactos de la pandemia en nutrición, ingresos y salud, para continuar haciendo frente a la pandemia y sus consecuencias.
  2. Apoyar de manera inmediata para empujar el inicio de la recuperación física, psicológica, social y económica de las familias participantes.
  3. Mitigar el impacto de la falta de acceso a insumos de primera necesidad y de oportunidades, generados principalmente por las restricciones de movilidad y reducción de ingresos.
  4. Mitigar la debilitación de las granjas de traspatio y sus emprendimientos por el encarecimiento de insumos, reducción de oportunidades de venta y el consumo de sus animales para garantizar la nutrición familiar ante la crisis.
  5. Demostrar e impulsar, a través de las buenas prácticas, el compartir recursos para aportar al crecimiento comunitario y la mejora de los medios de vida de vecinos, colegas y grupos.
  6. Fortalecer la relación, fidelización y sentido de pertenencia de los grupos de familias productoras, así como el compromiso por trabajar para el éxito de los proyectos y el retorno de los fondos.
  7. Impulsar el fortalecen las estructuras y la sostenibilidad de agronegocios a través de apoyos que representan una meta constante que empuja a aplicar la mejora de sus sistemas productivos e incrementar así sus oportunidades en la vinculación al mercado.
  8. Contar con insumos y conocimientos que aumentan su resiliencia para hacer frente a nuevas crisis o emergencias.
  9. El aprendizaje sobre compras colectivas frente a una opción de beneficio grupal con miras replicarse en los grupos meta.
  10. La inclusión de figuras sociales, como las Asociaciones de Productores, como agentes activos de desarrollo en lugar de beneficiarios pasivos.

Comparte este Post!

Entradas recientes

Comentarios recientes

Síguenos en nuestras redes

Contáctanos