Mujeres Rurales Inspirando el «Sí se Puede»

El proyecto Mujeres Emprendedoras está enfocado en fortalecer e incrementan la participación, liderazgo y resiliencia de mujeres rurales de la región de Yucatán, Quintana Roo y Campeche, y que en el primer año de su fase 2 contempla 800 nuevas granjas/emprendimientos que serán liderados en su totalidad por mujeres para mejorar la nutrición e ingresos de sus familias a través de la producción y venta de huevo.

Para lograr las metas de este proyecto se implementan estrategias que garanticen la viabilidad y sostenibilidad de estos esfuerzos, donde la vinculación con aliados locales bajo un sistema de intercambio de experiencias es de suma importancia para brinda mayor transparencia y credibilidad, ya que creemos firmemente que no hay mejor manera de lograrlo que cuando es de productora a productora.

Benjamin Galindo, Coordinado Técnico del proyecto Mujeres Emprendedoras, nos platica sobre la importancia que tiene esta actividad en el proyecto “El objetivo del intercambio de experiencias consta de que productoras interesadas escuchen de viva voz, de mujeres productoras y emprendedoras como ellas, las dificultades, aciertos, ventajas y el cómo viven su emprendimiento desde las comunidades rurales. Creemos firmemente en el capital humano que se está desarrollando en el colectivo, y el cual ha sido determinante para hacer frente a crisis en el campo, como fue la pandemia” dijo Galindo.

En esta ocasión 10 mujeres de la cooperativa Tuumben k´ooben, de Carrillo Puerto – Quintana Roo, que trabajan hortalizas ecológicas, fueron recibidas por emprendedoras del Colectivo Kikibá en la comunidad de Kancabchén, Quintana Roo, donde a través de un recorrido guiado por las participantes, conocieron directamente en las granjas sobre el sistema productivo libre de jaula y estrés de este colectivo, su compromiso con el bienestar animal y de emprendimiento colaborativo, y actividades de distribución, compras colectivas y otras más que son necesarias para construir agronegocios replicables y sostenibles.

Lidia Maribel fue una de las emprendedoras del proyecto que recibió, como líder del grupo de mujeres de la comunidad de Kancabchén, a las mujeres de esta cooperativa de la comunidad de Felipe Carrillo Puerto. Lidia forma parte del colectivo KIkibá desde hace 2 años y compartió la experiencia que han tenido al iniciar con 50 aves y llegar hoy con hasta 100 aves bajo planes para aumentar su cantidad de producción; “Ser parte de este proyecto y colectivo nos ha cambiado la manera de ver la vida, sobre todo, de vencer los obstáculos que se nos ha presentado.” Dijo.

Lidia es una ama de casa que, ante los retos y falta de oportunidades que como mujeres rurales tienen que afrontar, buscó la forma de salir adelante, y hoy en día forma parte de un grupo de mujeres que toman decisiones en conjunto para lograr mejorar sus medios de vida y la de sus familias “Nos da mucho orgullo saber que podemos inspirar a otras mujeres, sentir que otras mujeres nos toman como ejemplo. Al iniciar este trabajo nos dio un poco de miedo y con el paso del tiempo nos dimos cuenta de que es algo que podemos lograr, sobre todo con empeño y dedicación de nuestra parte. Nos llena de felicidad y orgullo saber que hay otras personas que valoran mucho nuestro trabajo y que quieren emprender de la misma manera.”

El realizar esta actividad le permite a las participantes a darse cuenta del trabajo tan significativo que están realizando, se empoderan y presentan ante otras productoras como iguales, mujeres rurales productoras, y que al compartir conocimiento hacen honor a unos de las metodologías más importantes de Heifer, el pase en cadena. Nace un liderazgo de mujeres rurales con el sí se puede.

” Me siento muy afortunado de formar parte de este proyecto, veo a mis compañeras entusiasmadas, pues ahora nos alimentamos de manera sana y saludable, sobre todo a nuestra familia, y con nuestras ventas y ahorros tenemos ingresos que complementan los gastos familiares. Hemos logrado un vínculo familiar y social más fuerte, los hijos y esposos se han involucrado en esta actividad, y como mujeres empoderadas nos apoyamos, ya no estamos solo en casa, nos dedicamos a cuidar nuestras aves y salir a vender nuestro productor. Este proyecto nos ha cambiado la vida, hemos mejorado el desarrollo personal, somos mujeres fuertes, guerreras y no nos dejarnos vencer, enfrentamos nuestros miedos y salimos adelante. Somos ejemplo para otras mujeres.” Concluyó Lidia.

Al finalizar la jornada, las 10 productoras invitadas confirmaron su deseo por formar parte de este colectivo y darán paso a las primeras actividades y capacitaciones para integrarse como participantes del proyecto Mujeres Emprendedoras.

Comparte este Post!

Entradas recientes

Síguenos en nuestras redes

Contáctanos