Mujeres Mexicanas Fortalecen su Resiliencia y Liderazgo en Ganadería y diversifican sus ingresos

Flavia y Esperanza son dos mujeres que dependen de la ganadería para vivir, una cadena de valor en la que predominan los hombres y donde han podido mejorar sus ingresos a través de la diversificación de su sistema productivo, leche y queso, con lo que han fortalecido la competitividad. de sus agronegocios y su sostenibilidad conectándolos al mercado.

Doña Flavia Domitila es originaria de Santo Domingo Armenta, comunidad reconocida por ser de origen afrodescendiente y en donde se desarrolla como ganadera y socia activa de la Asociación Ganadera General Armenta. Su conocimiento y arduo trabajo le han llevado a posicionarse en su comunidad y formar parte de la mesa directiva de la FPO, donde como tesorera trabaja en grupo para implementar estrategias que fortalecen a la asociación ganadera y a sus socios.

«Mi esposo y yo realizamos todas las actividades, todo lo que generamos es para vivir e invertir, para el hogar y los estudios de mis hijos, no podemos contratar ayudantes porque es parte de nuestros ingresos. Con Heifer hemos recibido asesorías y apoyo como el pasto cuba 22, que complementa el cuadro nutrimental de nuestro ganado.”

Desde hace 15 años, Doña Flavia produce un queso que hoy en día vende en tiendas de su localidad y sobre pedidos a más de 200 kilómetros de su pequeño emprendimiento, por lo que se siente muy motivada al formar parte del proyecto Acelerando Ingresos, ya que se visualiza con un emprendimiento y rancho más sólido para brindar un mejor futuro a su familia.

“Tenemos 80 cabezas de ganado, 23 son vacas en producción y mi esposo las ordeña todos los días, generamos 120 litros de leche y compramos a otros socios para elaborar diariamente alrededor de 120 quesos artesanales conocidos como quesos rancheros de aro, y que me enfoco en vender. Espero pronto ser beneficiaria para poner mi sala de ordeño”.

Doña Flavia se siente muy entusiasmada con las mejoras que ha tenido y espera ser parte de las personas que recibirán el financiamiento de ordeñadoras mecánicas a través de POG, con lo cual podrá aumentar la cantidad y calidad de su producción, y reducir las largas jornadas de ordeño para poder realizar otras actividades y mejorar su rancho.

Esperanza Belén Calvo Juárez inició en la ganadería junto a su esposo, con quien formó su rancho e inicio su emprendimiento de queso de aro y queso de prensa que vende en su comunidad, en el estado de Oaxaca y en la Ciudad de México, lo que le permite mantener una diversificación de ingresos sostenible y generar empleos en su comunidad.

Esperanza es socia activa de la asociación ganadera local, Río Grande, donde tuvo la oportunidad de ser parte del primer grupo que recibió el financiamiento de una ordeñadora mecánica, brindada por el proyecto Acelerando Ingresos.

“Esta ordeñadora me ha permitido reducir los tiempos de producción, mejorar la calidad de la leche y reducir la mano de obra a la mitad, esto nos permite hacer otras cosas que nos brinden rentabilidad y cuidado del ganado. Antes mi esposo y mi hijo se hacían cargo del rancho, pero desde su partida me he encargado yo sola y este tipo de apoyos me motivan a seguir adelante”. Esperanza quiere cumplir el sueño que tenía su hijo, crear una marca de quesos con su propia etiqueta y formalizar su emprendimiento.

Esperanza cuenta con 180 cabezas de ganado y lleva 30 años produciendo y vendiendo queso, diario produce quesos con los 200 litros que obtiene de sus vacas, con esto genera en promedio 30% de ingresos por cada kilo de queso que vende. “Con la llegada de Heifer y las ordeñadoras nos estamos adaptando a nuevas tecnologías, aún no sacamos todos los beneficios por miedo a dejar a la vaca sin leche para sus becerros, pero con el tiempo vamos a alcanzarlo” dijo.

Por su parte Itzel Matus , técnica del proyecto que trabaja junto a las familias beneficiarias de la costa de Oaxaca, se siente motivada por los grandes cambios que ha podido visualizar desde la intervención del proyecto “Las familias con las que trabajamos son familias que heredaron esta actividad por costumbre o tradición y he identificado que tanto hombres como mujeres están involucrados en la actividad ganadera, se ha cerrado un poco la brecha de género.”

En los casos de la diversificación con la producción de queso, Itzel menciona que hay una mayor rentabilidad, principalmente en la temporada seca, donde el costo de leche se mantiene, pero es más costoso producirla. “Esto depende mucho de la zona, mercado y calidad, pero si basamos esto en el costo promedio de la zona, $8.50 pesos por litro de leche, con aproximadamente 700 litros de leche se generan alrededor de $6000 pesos de ingresos, y si con la misma cantidad de leche se produce queso de aro y de prensa, se generan alrededor de $10,000 pesos” confirmó Itzel.

Comparte este Post!

Entradas recientes

Síguenos en nuestras redes

Contáctanos